diario obrero

A horas del paro de sanidad

By

/

read

Escribe Soledad Dominguez, Política Obrera

Si en el día de hoy no hay respuestas a sus reclamos, los trabajadores de la rama asistencial -no incluye laboratorios y droguerías- de la salud privada del sindicato Atsa – estarán desarrollando, mañana viernes, su primera medida de fuerza desde el inicio de la pandemia.

La misma consistiría en cortes de 3 horas por turno para el sector asistencial que afectará a sanatorios, clínicas, geriátricos, hospitales de la comunidad, emergencias, clínicas sin internación, convenio emergencias y cuidados domiciliarios (ambulancias). El reclamo es por un aumento salarial que re componga la pérdida por inflación anual -calculada entre el 14-16%, según la conducción del gremio- ya que se venció la fecha de cláusula de revisión del convenio 2020. Con ese aumento, los salarios básicos no alcanzarían, sin embargo, el valor de la canasta de pobreza, hoy valuada en 56.700 pesos, y mucho más lejos de la canasta familiar, valuada arriba de los 100.000.

Este jueves se han desarrollado asambleas informativas en la mayoría de los establecimientos en distintos turnos con distintos resultados y con distintas características. A pesar del monopolio de la palabra de los directivos y delegados oficialistas -como hace Daer en los plenarios de delegados-, el denominador común es la interpelación de los trabajadores por la falta de claridad en las medidas a adoptar. Ante el reclamo contundente de los trabajadores para fijar horarios de inicio de la medida, los delegados que responden a la burocracia sindical de la celeste de Daer han manifestado su rechazo y llamado a esperar al mismo día para evaluar. Otro reclamos de los trabajadores a los delegados es que se hagan presentes en los establecimientos, porque en muchos casos los delegados no van a trabajar, por lo que la medida no se podría realizar ante los aprietes de las patronales.

En el caso de clínicas y sanatorios donde se desenvuelve un activismo crítico, como el Sanatorio Otamendi y el Güemes, entre otros, o se han organizado listas independientes a la burocracia sindical -Hospital Italiano- el aparato de Daer se ha movilizado con toda su casta de dirigentes para montar provocaciones, bloquear las asambleas y desalentar al activismo en su participación. En muchas provincias, los delegados no tienen información algunas de las medidas ni han recibido orientación, ni indicaciones de los sindicatos que forman parte de la federación. Como si esto fuera poco, Daer ya ha anunciado una medida para el próximo martes si no hay respuestas, lo que ha agregado una cuota de confusión ya que aún no están garantizados los cortes para el día de mañana.

El objetivo de la celeste es contener las medidas para atenuar su impacto. Como lo han manifestado públicamente las patronales, a través de Belocopit , si el gobierno libera el aumento de las cuotas de los usuarios, otorgarían el aumento.

La clave de este proceso es que los trabajadores quieren parar y se han sumado a las asambleas exigiendo contundencia a la burocracia que se encuentra en cuadro de crisis general por el avance de la combatividad de las bases luego de un año de intenso trabajo y una absoluta falta de reconocimiento. Las cartas están echadas y la burocracia tiene dificultades para contener el paro por que la bronca de los trabajadores crece y golpea en la estructura misma de la celeste. La tarea es exigir horarios y garantizar las medidas con asambleas presenciales en los sanatorios, clínicas, laboratorios y establecimientos para enfrentar los aprietes patronales en cada servicio o sector. Vamos compañeros, ¡adelante con la medida!