Fuera de Argentina, Bolsonaro genocida

Escribe Maxi Laplagne

El gobierno argentino, que se supone en un choque mortal entre funcionarios, parece haber acordado con Alberto Fernández y el canciller Felipé Solá a la cabeza que, finalmente, el día 26 de marzo el presidente argento recibirá nada más y nada menos que a Jair Bolsonaro con la excusa de un nuevo aniversario del Mercosur. Si bien sería el primer encuentro formal, en realidad, desde diciembre de 2019 que el gobierno «nacional y popular» desarrolla negociaciones políticas de todo tipo con el presidente brasileño. Nada menos que Scioli, en su cargo de embajador, ha estado a la cabeza de acuerdos alrededor del mercado automotor, del comercio de trigo e, incluso, compromisos en «dejar de lado las diferencias y ponernos de acuerdo en la forma de hacer avanzar a América Latina». Crease o no.

¿Pero qué acuerdos se pueden trabar con el presidente que ha mandado al muere ya a más de trescientos mil personas a la vez que continúa negando la proliferación del coronavirus y puja contra los profesores por la reapertura definitiva de las escuelas? El gobierno argentino que se declaraba amigo fiel del indigenismo, recibirá al presidente del Brasil que cometió lo que es hoy por hoy el mayor genocidio contra los pueblos originarios del Siglo XXI, dejando progresar la pandemia de COVID en el Amazonas donde la cantidad de muertos ya se ha vuelto incalculable. Y peor, la propia pandemia ha hecho que otros cientos de miles mueran en el 2020 de inanición mientras los grandes accionistas avanzan con la tala desmedida de árboles en la selva, entregan los recursos petroleros al gran capital en forma de acciones y especulan en la bolsa prefigurando un país en el que, incluso, a la hora de explotar a la clase obrera, se ha vuelto a leyes esclavistas propias de tres siglos atrás.

La gran prensa, desde Página 12 a La Nación deben ser severamente denunciadas por el pueblo argentino, ya que al hablar de Brasil también ellos se suman a la cantinela del «crecimiento del PBI» sin dar cuenta de lo que se contrapone. No es extraño: todo el régimen político de la Argentina se ha propuesto avanzar también en una «nueva normalidad», es decir, acumular argentinos en el cementerio para que la bolsa de Buenos no quiebre. Lo peor es que la bolsa quebrará igual y «los acuerdos en materia turística entre Brasil y Argentina que harán crecer nuestra economía» serán tan solo una anécdota.

No hay razones para recibir a Bolsonaro en Argentina. Si es por la lucha contra el imperialismo, incluso, Bolsonaro sigue siendo el alfil de Donald Trump en América Latina. Al contrario, Bolsonaro debería ya mismo ser sometido a juicios similares a los de Nuremberg donde se decrete su cadena perpetua, se desarme a todo su movimiento político denunciado por asesinar a cientos de negros y mujeres (incluyendo a Marielle Franco) y se prohíba a los fascistas de la burguesía la libertad para hacer política. Fuera Bolsonaro de la Argentina. Si se confirma su presencia, hagamos piquetes para rechazarlo, ocupemos la embajada argentina en Brasil, la brasileña en Argentina y la cancillería en Buenos Aires.

Finalmente, ¿recibiendo a Bolsonaro es que el gobierno enfrentará a los fascistas que lo atacan con bolsas de muertos en la Casa Rosada?

4 comentarios sobre “Fuera de Argentina, Bolsonaro genocida

  1. Pingback: useful content

Los comentarios están cerrados.