Huelga general por el aborto legal en Polonia

Escribe Martina Kleijzer |

El miércoles 28 se ha llevado a cabo en Polonia una imponente huelga general de trabajadores y estudiantes de toda la República en defensa de los derechos más elementales de las mujeres. Es que en el marco del ascenso imparable de las movilizaciones, el parlamento constitucional polaco no sólo vetó la posibilidad de legalizar el aborto sino que avanzó en la prohibición de la interrupción voluntaria del embarazo incluso en casos de mal formación del feto. Un escándalo que va de la mano de la represión que vive el pueblo polaco, gobernado por la curia y presidido por el actual jefe de las fuerzas armadas quien luego de la huelga decidió dar rienda libre a la gendarmería militar para patrullar las calles. De esta forma Polonia se transforma en un gran estado de sitio full time.

Pero a la huelga no sólo fueron mujeres sino que se sumaron trabajadores de todos los sectores, incluso, similar a lo que sucede en Israel, a las movilizaciones populares se le suman contigentes en masa de trabajadores de la salud que mientras los casos de coronavirus no cesan han visto caer sus salarios a niveles históricos. Participaron también trabajadores fabriles y estudiantes secundarios que intervinieron artísticamente iglesias de Varsovia. El gobierno polaco llama la atención al resto de Europa aclarando que lo que está en juego es el régimen y dejando en claro lo imponente de las movilizaciones que contaron en algunas ciudades con más de trescientos mil asistentes. Se trata, claro está, solo del punto de partida de movilizaciones y huelgas que serán históricas.

Desde América Latina saludamos con energías revolucionarias a las mujeres y obreros polacos en general. Su lucha también es la nuestra. Aborto legal, seguro y gratuito en el hospital.

Un comentario sobre “Huelga general por el aborto legal en Polonia

  1. Leer » La clase obrera y el neomaltusianismo» de Lenin, Pravda 1913, para dejar de repetir embustes.
    Si no los convence, lean las refutaciones de Marx al mismo Malthus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *