Batakis en Nueva York | FMI & BID

Ex militante de Franja Morada, la nueva Ministra de Economía fue a dar cuenta de la política pública ante sus majestades. Los fondos comunes de Inversión que juegan en la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, se anticiparon a Silvina y mediante una solicitada en el Financial Times le hicieron saber a Kristalina Giorgeva que la tasa de interés que ofrece el Banco Central continúa siendo “negativa” (menor que la inflación oficial) y que debe estar a la altura de la subida de los 75 puntos que preparan la Casa Blanca y la Reserva Federal de Estados Unidos desde la próxima semana. En lo que va del año, el BCRA ya pagó un billón de pesos solamente de intereses a los bancos y acreedores, esto sin contar los pagos directos al FMI. En Septiembre, debe pagar 4300 millones de dólares mientras cae el atesoramiento mediante la cosecha de grano.

¿Dónde meter mano?

Políticamente, el gobierno señala con el dedo a funcionarios de a uno, dando cuenta de qué punto se debe reformar de acuerdo a lo que pida el Fondo. Un ministro agotado dicen que es Moroni, de trabajo. En realidad, no parece estar a la altura de la transición general del mundo laboral que le solicitan ya no el FMI sino los mismísimos Google, Chevron Amazon que se reunirán mañana con Batakis. Las tecnológicas internacionales anunciaron oficialmente el congelamiento de contrataciones. Pedirán al gobierno que capitanee una crisis expansiva.

BID

El BID, Banco Internacional de Desarrollo, es por su parte otro fondo acreedor de los Estados Unidos, por ejemplo, garante del dinero con el que IRSA gentrificó la Ciudad de Buenos Aires. Por supuesta orden de su presidente trumpista, el BID se niega a prestarle 500 millones de dólares porque, dixit, “sería regalarlos”. Se verá. Posiblemente se trate de una presión todavía mayor de posicionamiento del Estado Argentino en relación a la guerra internacional cuando no la participación directa.

Entre las constructoras, de hecho, existe una guerra sustancial por el reparto de las obras, como lo ha demostrado el reciente escándalo de la Hidrovía en el que chocaron empresas de la Unión Europea, por un lado, y Chinas unidas a los Estados Unidos, por el otro, un replay del ordenamiento político del Senado Estadounidense. La presión recae en todos los países. Un sector de la prensa yankee ya habla, nada menos, que de reemplazar a Zelensky* en Ukrania “por un gobernante con mayor iniciativa”. En Argentina, se habla de un gabinete encabezado por Massa que (¿acompañaría?/¿reemplazaría?) a Batakis.

Economía bélica

Del Central se fueron hoy 100 millones de dólares en energía. Las petroleras internacionales festejan la suba del petroleo. Es una guerra mundial de transición hacia una centralidad monopolítica aún mayor que la gestada luego de la pandemia. Del otro lado, aumento exponencial de la pobreza y transición hacia un nuevo esquema de contrataciones laborales, un trabajo siniestro que manipula la psicología de las masas.