Brote de COVID en primaria 9 de Berazategui

Escribe Marcela Gutierrez

Hola, soy mamá de un nene de 5to grado de la escuela 9 de Berazategui. El día 19 de marzo nos comunica la maestra  vía Whatsapp que se encontraba aislada por posible caso de COVID y que los nenes no concurrirían al establecimiento hasta que no esté el resultado del hisopado. Pasaron tres días y nos informan que fue negativo pero al otro dia nos informaron que los chicos no podían ir a la escuela ya q había sido un “falso negativo” ya que la maestra no tenía olfato y tenía varios síntomas de COVID. Hoy 1 de abril nos comunicaron que hay un familiar de un alumno/a q el día 30 de marzo dio positivo y, por otro lado, nos enteramos.de otro caso de otra mamá. Es decir que el aula se transformó en un foco de contagio para todos los niños, sus familias y las señoritas.

La dirección no quieren dar nombres y quieren que todo se haga por privado, sin informarle a la comunidad lo que está pasando. Esa es una decisión que viene desde arriba, el Ministerio de Educación pone a las familias, los docentes y los directivos de rehenes. Yo como mamá de un nene con epilepsia me veo obligada a  que mi hijo no concurra al colegio, pero si es así mi hijo se pierde todas las clases ya que no podemos exigir que los docentes den clases virtuales además de las presenciales, lo que sería duplicar su trabajo sin que se les aumente el sueldo. Lo mismo pasa con muchos de los nenes que viven con abuelos de más de 80 años, todos saben como es Berazategui, en una misma casa vivimos madres, padres, abuelos, hijos y familiares que se van construyendo arriba porque comprarse una casa es imposible.

¿Qué pienso? Que estamos en riesgo, no vamos a poder evitar el contagiarnos si siguen en la escuela tanto alumnos como maestros. Es inevitable que lleven el virus a la casa poniendo a todos en riesgo de muerte. El Estado tiene que suspender ya mismo las clases presenciales hasta que todos estemos vacunados y repartir computadoras con internet gratuito para que nadie se quede afuera de la escuela. Es la única manera de defender la vida de nuestras seños, de los padres y de nuestros hijos.