Escribe Cata Flexer

Al iniciarse la cuarta semana de huelga docente por la suspensión de clases presenciales, docentes y comunidades educativas protagonizan hoy una jornada de lucha con semaforazos y otras acciones en decenas de puntos de la ciudad. La continuidad del paro fue votada en una asamblea de Ademys el sábado por la mañana, luego de que el viernes 7, único día en que se volvió a las aulas desde el inicio de la huelga el 19 de abril, murieran tres trabajadores de la educación y se realizara un masivo bocinazo frente a Jefatura de Gobierno. A las pocas horas la UTE también anunció paro para el día de hoy.

Lejos de retroceder, el movimiento docente crece. A pesar de los descuentos de los días de paro, muchísimos compañeros continúan la medida de fuerza, y aquellos que debieron volver a sus puestos de trabajo producto de la presión económica, continúan apoyando el reclamo, como lo expresó su participación en las medidas de hoy. A su vez, las familias han tomado el reclamo. Mientras el gobierno intenta vendernos un conflicto entre trabajadores y familias “por la educación de los chicos”, muchísimos padres han dejado de enviar a sus hijos a la escuela y los estudiantes secundarios realizan un paro estudiantil en numerosos colegios.

El plan de lucha continúa mañana con un corte en Callao y Corrientes a las 10 horas, y a continuación una caravana hacia Ministerio de Trabajo nacional para reclamar por los descuentos, finalizando en el Ministerio de Modernización porteño para defender las dispensas a los docentes en grupos de riesgo.