En Escobar, sí. En Capital, no| La tendencia contra el paro docente.

Escribe Maxi Laplagne

Con la firma de Ana Belinco y Dario Molinari, Política Obrera, el órgano de la tendencia del Partido Obrera acaba de sacar lo que ellos consideran un balance de la asamblea de ADEMyS pero, en realidad, es simplemente un ataque descarado a luchadores.

En primer lugar, arrancan por ser buchones y, al igual que La Nación del domingo le cuentan a toda la población, sin precisar razones, sin explicar particularidades y sin ningún detalle al respecto, que el paro de ADEMyS fue un fracaso. En realidad, desde el mismo momento en que el paro se votó esto se conocía al dedillo, porque estaba claro que la dirección multicolor no tenía la mínima expectativa en militar para que el paro sea contundente y las 72 horas de huelga fueron la forma que encontraron para oponerse a aquellos que defendíamos que en pandemia no volvíamos a las aulas. En cambio, Política Obrera omite este balance y se lanza de lleno casi a un clásico ataque a la docencia en la que caracterizan algún tipo de reflujo político, tal cual lo hacen en sus periódicos las fuerzas políticas que, cuando la última palabra no está dicha, están dispuestas a irse al maso sin jugar las cartas. No se entiende por qué votaron a favor del primer paro si las condiciones era exactamente las mismas. Lo peor es que la tendencia venía de caracterizar una rebelión contra la presencialidad que, se suponía, había arrancado en La Matanza. Así habían titulado el balance de la asamblea multicolor en aquel distrito.

Tampoco el «balance» dice que la mitad de los docentes militantes de la tendencia del Partido Obrero votaron a favor del paro y, sí, en cambio, enumera a determinadas fuerzas políticas a las que por proponer el paro considera como «foquistas sindicales». En primer lugar, todo el relato es falso porque los ÚNICOS que desarrollamos la orientación de la huelga fuimos los editores de 1917 y la perseverancia de nuestra orientación acabó con más del treinta por ciento de los asistentes acompañando nuestra moción. Todo el resto de las fuerzas se sumaron a nuestra propuesta. Como contramoción al paro, la tendencia no propuso NADA, nada de nada. Al quietismo, se sabe, es mejor el foquismo. Política Obrera no lo quiere decir porque está empecinado en hacer de cuenta que nosotros, militantes de décadas del Partido Obrero, expulsados y censurados por ambas tendencias del partido, existimos e influimos incluso entre sus filas pero, claro, más influimos entre los trabajadores de la Ciudad.

Pero ello es lo de menos. Aquí lo importante es dar cuenta de las contradicciones al interior de la organización que, por la censura que desarrollan, no están dispuestos a discutir. La crisis del coronavirus no es una más y la lucha contra la presencialidad no es la lucha por salario o reivindicaciones particulares. ES LA LUCHA POR LA VIDA CONTRA LOS CONTAGIOS E IR A LA ESCUELA EN PANDEMIA CONTAGIA. SIMPLE. El paro de la semana pasada le había servido a muchos docentes que, aunque no militantes, estaban sí obligados a asistir a las escuelas pero conviven con personas adultas o con enfermedades graves. Muchos utilizaron el paro como método de ausentarse a la escuela, lo mínimo que debe hacer un sindicato clasista en estas circunstancias. Quienes estuvieron en contra del paro serán responsables de todos los contagios que se gesten esta semana y, según circula, no son pocos. La tendencia es parte de la lista que dirige el sindicato. Deberá dar cuenta ante la justicia si los casos generados esta semana generan muertes.

Peor todavía, la tendencia actúa de forma completamente opuesta en Escobar que en Capital. En Escobar, la cantidad de votantes en asamblea a favor de no volver se calcula que fue todavía menor a la que en ADEMyS votó hacer paro y, sin embargo, la tendencia se lanzó a una campaña desesperada por difundir que en Escobar estaban de huelga ¡Muy bien! Pero, ¿Por qué parar en Escobar y no parar en Capital si la situación es exactamente la misma en todos los aspectos?

Censura

Hace ya casi dos años los editores de 1917 fuimos expulsados de la tendencia acusados de foquistas, deberían ahora tener cuidado todos los compañeros de la tendencia que votaron a favor del paro de no ser ellos mismos expulsados. Políticamente, el balance de la tendencia deja asentado que no estaban dispuestos a ser minoría activa para tratar de transformarse en mayoría justo en el momento en que estalla la crisis de las vacunas VIP, en que los casos no paran de reproducirse y en que han iniciado asambleas en todas las escuelas de la Capital.

Finalmente, una cosa es votar en contra del paro. Otra, claro, es hacer un balance direcccionado a descalificar a quienes quieren defender su vida porque tienen miedo de contagiar a sí mismo y a su familia. Así sean diez, veinte o treinta, cada vida vale por todo el resto y tiene todo su derecho a defenderla. Como la patronal, en cambio, la tendencia nos mandó a trabajar.

La censura política los está llevando a marginalizarse de la lucha obrera. Es hora de que se respeten todas las voces y poner en discusión la orientación de nuestra tendencia, de la que Ana Belinco y su compañero son apenas una pequeño minoría.

Del otro lado, los docentes seguimos resistiendo y luchando por no contagiarnos.

6 comentarios sobre “En Escobar, sí. En Capital, no| La tendencia contra el paro docente.

  1. Pingback: poolvilla pattaya

Los comentarios están cerrados.