Enfermeros autoconvocados cortaron el Puente Pueyrredón

Basta de salarios de miseria fue sin dudas la frase gritada con más euforia por parte de los enfermeros hacia los vecinos y automovilistas que observaban con atención al grupo de trabajadores que cortó con valentía el Puente Pueyrredón desde las siete de la mañana. Se trata de enfermeros tanto de la Provincia como de la Ciudad que repiten incansablemente la necesidad de unir las luchas de todos los hospitales del país contra una situación que se ha vuelto intolerable. Denuncian con vehemencia la inminente llegada de la «segunda ola» de casos cuando los trabajadores de la salud muertos por COVID ya son miles. Arriba del puente se desplegaron imágenes de los doscientos enfermeros muertos por COVID y se aplaudió durante dos minutos en apoyo a «la primera línea».

La convocatoria de los enfermeros se suma a los médicos que fueron esta misma semana a la huelga arrancada a la burocracia sindical y la imponente movilización de residentes y concurrentes a Plaza de Mayo. Crecen sin parar las condiciones para una huelga general hospitalaria que le arranque un 100% de aumento, el reconocimiento como profesionales a los enfermeros y la declaración de su trabajo como insalubre, reduciéndose a seis horas la jornada. Es imperante para todo el pueblo argentino que los trabajadores de la salud puedan desarrollar su trabajo con vocación y no con sacrificios desmedidos. Mientras el gobierno abre hasta los Bingos del Conurbano, el cuidado de la vida ha quedado en manos de los trabajadores.

A este ritmo, se puede ganar.

Deja una respuesta