Entrevista Maxi Laplagne


Alejandra Peréz (43) es una de las 155 convencionales constituyentes electos hace tan sólo dos semanas en Chile, en su caso, representará al distrito 9 correspondiente a las comunas que rodean el Centro de Santiago de Chile. En Argentina, ello equivaldría al Conurbano Bonaerense. Fue electa como parte de la denominada lista del pueblo que agrupó activistas independientes de todo el país. Hace su análisis de la elección, de la pandemia y del Partido Comunista de Chile.

Primero que nada, felicitaciones por lo que interpretamos como una gran victoria popular ¿Cómo se viven las novedades políticas en Chile?

Las novedades políticas yo creo que no son una sorpresa en la región después de ver durante años la desconexión que vive el pueblo chileno con la clase política y como ellos sí conviven con los grandes grupos económicos. Así es que tanta novedad siento que no es, sino que creo que es la reafirmación del descontento ciudadano. Eso lo demuestran los voto. Hoy día la gran mayoría de los electos para la convención son independientes y desde ese punto creo que es bien interesante el proceso y las novedades en cuanto a la política chilena. Si la clase política no hace un mea culpa ahora, siento que están cometiendo un grave error. Para mí ha sido fundamental esa respuesta desde la ciudadanía. Ya lo veníamos expresando hace un montón de tiempo y, en específico, el dieciocho de octubre del 2019. El que ellos no se hayan dado cuenta y que estén en la desconexión constante creo que demuestra los votos y el parecer ciudadano que rige hoy el día en el país.

Piñera ha dicho que, gracias a la vacunación, la administración chilena de la pandemia es un éxito ¿qué piensa?

¿Cuál éxito? Estamos hablando de que esta semana tuvimos más de ocho mil casos, eso para mí no es un éxito. El que la gente está obligada a salir a trabajar para poder tener el sustento me parece que es una vergüenza porque ninguna de las medidas que han tomado son las más eficientes, desde dar un permiso de vacaciones, abrir los malls. Hay que señalar que en Chile los malls se abrieron para el día de la madre que es uno de los días que más facturan durante todo el año, pero aún así el comercio informal es el que se ha visto más dañado y con eso no hay ningún cambio contundente. Entonces siento que el manejo de la pandemia ha sido pésimo, por lo menos para los que estamos aquí, lo vemos a diario. Es una vergüenza la verdad de las cosas. Hay hospitales colapsados, con la gente que no puede entrar, que tienen que esperar afuera de estos establecimientos en ambulancia y tú lo único que ves por la TV es que aún no estamos con el 100% de ocupación de camas críticas, pero sale el personal de salud hablando todo lo contrario.

La semana pasada estalló esta bomba: se dieron cuenta que el comité COVID (como ellos le llaman, son cinco personas) no tiene transparencia, ni las sesiones, ni nada está reglamentado. Entonces, viéndolo desde ahí, de esta pandemia se han hecho cargo un par de personas y nos tienen así como estamos. Los personales no los toman nunca en cuenta – el colegio médico – y entonces, cuando hablan de que ha sido un éxito me parece que es una vergüenza y, por lo demás, la vacuna no lo es todo tampoco. O sea, a la gente aquí se le está dando a entender que con la vacuna ya tenemos el problema o la pandemia prácticamente solucionado. Es una falsedad absoluta. No hay que dejar de mencionar el negocio que hay detrás de esta vacuna que creo que es gigantesco.

Entonces es cuando tú a la gente no la puedes educar, cuando las señales de lo que estamos viendo en televisión son tan distintas a lo que estamos viendo, el resultado es este, que hay comunas dónde efectivamente se cumple la cuarentena y otras comunas que tú vas y no hay cuarentena. La gente anda en la calle sin mascarilla, te puedes trasladar sin ningún problema, no hay controles, no hay control de Carabineros, no hay control del ejército. Entonces, las personas que podemos cumplir una cuarentena (entre comillas) somos los que tenemos el refrigerador con comida. Pero se sabe aquí que los que cumplen la cuarentena son los que tienen una posición económica bastante buena y los demás tienen que salir a trabajar igual y el metro está lleno y la locomoción colectiva está llena y los supermercados están llenos, los malls están llenos, el gobierno no se hace cargo de eso porque lo único que están viendo es la economía y ellos están viendo la economía versus las vidas. Si el año pasado en Chile se hubiese cerrado la frontera durante dos meses, si a al gente se le hubiera dado un bono (como aquí le llaman, un bono salvador) para que las personas estuvieran en la casa te aseguro que la crisis hubiese sido lo contraria a lo que estamos viviendo hoy en día. Pero el manejo para mí ha sido pésimo. Entonces, cuando lo comparan con la vacunación a lo mejor, cuando llevas más de diez millones vacunadas, siento que es una muy buena cifra, pero no lo es todo y la vacunación no te asegura el que la crisis no siga o la pandemia no siga. También hay que aclarar algo y esto lo hablo por mí, yo no estoy hablado por mis compañeros de la lista en la que fui elegida ni nada, sino que yo estoy dando la opinión: yo creo que vamos a seguir en un estado de catástrofe hasta que termine el gobierno de Sebastián Piñera porque lo que menos quieren es que la gente salga a la calle a manifestarse, lo que menos quieren es tener un segundo estallido, entonces, desde ahí el manejo político está haciendo eso. Nos están tirando a este estado de catástrofe. Hay una pandemia, entonces los militares están en la calle aunque no te los encuentras nunca, pero se entiende que si tu te sales a manifestar ellos podrían tomar el orden público y creo que Sebastián Piñera quiere terminar su mandato así, con los militares en las calles, con Carabineros en las calles, con personas detenidas. Así lo están manejando.

¿Cuál consideras que son los puntos más urgentes que debería tratar una asamblea constituyente?

Siempre lo digo: no sé si hay un punto más importante que el otro. Cuando tu lo logras analizar te das cuenta que en Chile las cosas no están funcionando y no están funcionando desde la niñez, la educación, la salud, las pensiones. El problema del agua: no todo el mundo tiene agua. Entonces siento que hay muchos puntos que debieran ser tratados en primer lugar y yo no sé cuál más que el otro. Hay que decir que soy una de 155 personas, así que más allá de lo que yo piense es lo que vamos a poder hacer en colectivo.

Todo indica que el Partido Comunista ganaría las elecciones presidenciales, ¿alguna opinión?

Me pides una opinión sobre el Partido Comunista y sabes que yo tengo una sola opinión: yo creo que la cúpula de los partidos, cuando haces una política partidista, son los que quizá toman siempre las malas decisiones y se muestran ante la opinión pública divididos y violentos en su representar, en las peleas que salen a flote. Entonces: no sé, no sé si va a ganar el Partido Socialista, ni el Comunista ni alguna coalición, no tengo idea, sé que hoy en día de los candidatos que hay yo no me voy a embanderar por ninguno. De todos podría decir algo en contra pero prefiero mantener ahí mi opinión. Yo creo en la política, yo siento que nosotros hacemos política todos los días y creo mucho en las personas jóvenes que entran a funcionar a estos partidos políticos diciendo que van a cambiar diametralmente el país. Lo social: la política se traslada también hoy día al territorio y me parece que es maravilloso que la gente se empiece a empapar nuevamente del sentido político que tenemos como país. Nos tenemos que hacer cargo de las tomas de decisiones, de la participación. Yo siento que eso es muy importante pero las cúpulas de los partidos son las que están tomando las malas decisiones, entonces desde ahí viene la desconfianza y viene toda una problemática gigante. El problema que yo veo es que para mí ninguno de los candidatos me representa.