Frente al fascismo, unidad de acción de la clase obrera

El resultado electoral cristalizó las mediciones de intención de votos que preveían las encuestas, con un 53% de abstención electoral y una polarización entre Kast (28%) y Boric (26%), aunque sorprendió el alto rendimiento de Parisi (13%) (…). Por su parte, las coaliciones de los 30 años -oficialismo y ex Concertación- obtuvieron el 3er y 4to lugar dando por concluida la alternancia entre ambas variantes presidenciales, pero garantizando su permanencia en el Senado.

Si se replicara tal cual el resultado de este domingo, Kast ganaría la elección con votos de Sichel y Parisi (54%,) frente a Boric sumando los de la oposición (46%). De cara a la segunda vuelta, las maniobras de negociación, implicarán concesiones programáticas y de ubicación en el próximo gabinete. En línea con esto, Sichel plantea una negociación con Kast. Del otro lado, Provoste posterga el llamado a votar a Boric, buscando una coalición de gobierno que dé tranquilidad a los mercados.

La situación parlamentaria y la Convención

La Cámara Alta estará dominada por Chile Podemos +, con 24 senadores (casi el 50%) , y Nuevo Pacto Social, con 17; el Frente Amplio de Boric y el Frente Social Cristiano de Kast tendrán presencia en el Senado con un único representante, respectivamente. A modo de sorpresa, el PC instaló 2 senadores y como independiente se incorporó Fabiola Campillai, víctima de la represión durante el estallido social.

Así, la fisonomía del nuevo Parlamento en un régimen presidencialista -con un tribunal constitucional que veta proyectos que atenten contra el régimen- plantea dos variantes según quien gane la elección. Con Kast, el Senado no ofrecería mayor resistencia, y apenas acudiría al TC; con Boric, el máximo tribunal jugaría un papel fundamental de obstáculos. En Diputados, en tanto, los comunistas también lograron una ventaja favorable al conseguir 11 escaños, lo que confirma su influencia en el conglomerado Apruebo Dignidad.

En las elecciones parlamentarias, el frente unidad de los trabajadores del PTR y el MST, y la figura de Artés en la presidencial –como las variantes anti patronales- han tenido un escueto resultado. No caló entre los trabajadores (…); ha democratizado las consignas del estallido –como el repudio al sistema previsional de las AFP, promoviendo un sistema tripartito que mantiene la confiscación al salario de los trabajadores – e ilusionando con el “desborde” del proceso de reforma constitucional (…).

En este escenario, la Convención es un cero a la izquierda; no se pronuncia por los sucesos fundamentales de la crisis política, se limita a pronunciamientos testimoniales (como lo fue la ley del indulto o el estado de excepción en la Araucanía), y recién sale ahora del entrampamiento reglamentario (…). La mesa directiva, a la cola del FA, y la disgregación de la Lista del Pueblo, profundizará el carácter de la CC como apéndice del Estado en un eventual gobierno de Boric, o frente al peligro de su disolución bajo un gobierno de Kast.

Ola de convocatorias de oposición a Kast

En las últimas horas se han realizado convocatorias de diversos sectores para votar contra Kast y, por defecto, apoyar la candidatura de Boric. Es así como el Colegio de Profesores, la Federación de Trabajadores del Cobre y los portuarios de San Antonio están llamando a asambleas frente a lo que implicaría una avanzada del fascismo. Por su parte, los familiares de los presos políticos están en alerta ante el rechazo a la ley del indulto y al recrudecimiento de la represión, allanamientos y detenciones de activistas de izquierda y Mapuche. Las organizaciones disidentes y del movimiento de mujeres también están convocando asambleas extraordinarias.

Nuestro apoyo electoral a Boric en segunda vuelta, frente a la amenaza fascista y un Parlamento derechista que garantizará el ajuste, la represión y la carestía, implica una gran deliberación política para que los trabajadores se delimiten del programa reformista de Apruebo Dignidad.

Llamamos a la izquierda revolucionaria a retomar las consignas del Congreso de bases de trabajadores y de la Asamblea Constituyente libre y soberana, para reagruparnos en función de un programa y método revolucionarios.

Ni un paso atrás ni tregua frente al fascismo Por la unidad latinoamericana de la clase obrera Por un gobierno obrero y socialista.

Por Partido Obrero Revolucionario de Chile