Jacyn hace un análisis incorrecto de la crisis por Guernica

Escribe Maxi Laplagne

Quien haya seguido con atención los debates hacia el pseudo XXVII Congreso del PO debería inmediatamente caer en cuenta de que los aportes políticos de Jacyn de los últimos dos días en Política Obrera hacen un frente único con Gabriel Solano. El problema del poder o bien no aparece en sus textos o bien se coloca como consecuencia de una campaña por la vivienda popular cuando, al contrario, la tendencia defendió ferreámente que la orientación de nuestro partido en medio de una crisis humanitaria debe tener el poder como eje de agitación. La vivienda popular, ha quedado demostrado ayer, no será conquistada en la lucha abstracta por la urbanización sino que será la imposición de un gobierno revolucionario que se verá obligado a expropiar al capital terrateniente. El programa de transición no es una suma de reivindicaciones sino un eje de intervención para que la clase obrera tome el poder. En una crisis de características humanitarias como la actual, en un episodio crucial como el de Guernica, abandonarlo es pecar de movimentista.

Se podrá acusar esta posición de «izquierdista». Pero sólo puede hacer esto quien no tenga la vista puesta en el desarrollo político de la lucha de clases en los últimos años en la Provincia de Buenos Aires. En Ensenada, por ejemplo, la lucha en defensa del astillero se transformó hace unos meses en una pueblada, lo mismo que sucedió en su momento con las luchas docentes que rompieron los límites sindicales y abrieron la deliberación entre la masa obrera. El morenazo fue un levantamiento popular y de ninguna manera una movilización docente más. Lo mismo sucedió en Berazategui donde la lucha en defensa de las escuelas técnicas arrastró a trabajadores de todas las ramas a la movilización más grande en la historia del distrito. Por ello la incipiente tendencia en aquel momento agitó en las movilizaciones que se tenía que ir Vidal a lo que Guillermo Kane le contrapuso la convocatoria a un juicio político. En 2018 Vidal se tenía que ir, ¿pero ahora Kicillof no? ¿el día que demuestra orientarse bajo la misma política? Es otro frente único con Gabriel Solano que rechazaba exigir la renuncia de Vidal porque opinaba que el problema principal era delimitarse del kirchnerismo.

Se podrá decir que exigir la renuncia de Kicillof es golpista. Pero justamente allí está el nodo de la cuestión. La etapa política casi que se resume a la lucha contra las tendencias golpistas. Lo que hay que denunciar es que el desalojo en Guernica con métodos fascistas envalentona a los golpistas por dos motivos: ganan el debate político general acerca del carácter de la propiedad privada y, además, aprovechan la bronca contra el desalojo para golpear al gobierno que puso la cara gratis. En lucha contra el golpismo y los derechos democráticos es que debemos exigir la renuncia de Kicillof.

Por su parte como las tendencias golpistas existen lo que debemos hacer es combatirlas pero no rechazando los golpes de estado como principio, sino explicando pedagógicamente el carácter que debería tener un golpe de estado popular, esto es, la dictadura obrera. Sin una delimitación clara de que somos una alternativa de poder DISTINTA al del que será el último fracaso nacional y popular corremos también el riesgo de que la masa hambrienta y desesperada ante la barbarie que impone el COVID se vea allí misma llamada al golpismo porque vería a los derechistas como una verdadera alternativa. Una campaña electoral abstraída de este problema no soluciona la cuestión porque las elecciones de 2021 son legislativas. Tres diputados más nos servirán para agitar con más fuerza pero no resuelven el problema de la vivienda.

En el día de hoy los militantes de 1917, la gran mayoría de nosotros expulsados irregularmente del Partido Obrero, hemos repartido en la movilización un volante llamando a los trabajadores a exigir la renuncia de Axel Kicillof. Creo que esa debería ser la orientación de nuestra tendencia.

Copio otros dos textos de la misma temática:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *