Que se vaya Moyano

Es verdad que los medios agitaron una movilización pequeña que acabó en fenomenal y el enfrentamiento en barricadas con la Bonaerense pero ello de ninguna manera quita el derecho del hincha de Independiente a defender su institución.

Es verdad que hay una agitación derechista contra Moyano, sí, pero se trata simplemente de saber explicar lo que está a la vista, que Moyano no es representante de ningún trabajador, que los trabajadores a la cabeza del club convocarían a elecciones y harían asambleas libres para los socios.

En estos momentos nos dicen desde una familia de hinchas y socios de toda la vida: “si me decis a mí, te digo que en diciembre hasta votaba a Moyano. Pero esto no puede ser, cómo no van a convocar a elecciones, quieren que el rojo sea una sede de la CGT”. Consciente del problema dice saber que “de todas formas, si hacen elecciones y pierden, al club lo dejan quebrado, destruyeron todo en unos meses”.

Sigue ahora otro hincha fanático: “independiente tiene embargado hasta el derecho a cobrar por publicidad en la TV. Cualquiera le hace juicio a independiente y se lo gana por millones sin que la dirigencia hable ni de lo que está pasando. Regalaron a Rigoni, Meza, Barco, Tagliafico” enumera jugadores que el club vendió por bajísimo costo de acuerdo a su visión. Y acaba: “se pagaron seis palos por jugadores que no jugaron un torneo, toda guita que nadie sabe dónde fue a parar. Se dice que Cantero [ex presidente] acordó con Moyano que este venía si podía hacer lo que quería. Y, bueno, así fue”.

Se conocerá con el correr de los días si detrás del movimiento se esconden intereses profundos de los trabajadores que aman el deporte más bello del planeta pero no se podrá esconder jamás que los Moyano, incluso si su enfrentamiento sea con grupos aún más privatistas, no cuentan con el apoyo de ninguna capa de trabajadores de Avellaneda, ni del Conurbano ni la Argentina entera. Su mezcolanza con el negocio del fútbol es la puesta en escena de sindicatos copados por mafias ligadas a las fuerzas de seguridad, el espionaje y, en el caso de Independiente, hasta con el acoso y la violación de niños de inferiores.

El Chiqui Tapia debe mirar con los ojos abiertos, de hecho, el supuesto polemista de la AFA ha hecho mutis por el foro. Sabe que en todas las categorías del fútbol argentino los dirigentes han arrasado con los clubes, desde las ventas desaforadas de juveniles en River, el copamiento de boca por parte de camarillas macristas en su momento (y kirchneristas ahora) o las deudas con jugadores del ascenso. La inclusión del VAR en el torneo argentino hizo las veces de conmebolización del torneo local. No es casualidad que las empresas de criptomonedas y apuestas digitales se hayan transformado en dueños y jefes de las publicidades de fútbol argentino.

Se verá el devenir de estos sucesos pero sin dudas se trata de un ingrediente pesado a una crisis nacional para nada liviana.

Nuestra humilde propuesta: que se vaya Moyano y que se abran los libros contables de independiente para todos los laburantes.