ABORTO LEGAL EN EL HOSPITAL

10/12/2020 / 05:00 HS

El día de hoy nos movilizaremos masivamente por la definitiva aprobación del aborto legal, seguro y gratuito. Hemos aprendido en el año 2018 que, de ninguna manera, la deliberación puede quedar en manos de diputados y senadores aliados eternos del clero y las clínicas privadas que lucran con la vida de la mujer argentina.

La votación se dará en el marco de una imponente crisis política que atraviesa a todos los poderes de la Argentina, razón que empujará a diferentes bloques a presionar hasta el final para bloquear la aprobación. La ley de aborto es utilizada como un ítem de extorsiones, provocaciones y ataques entre fiscales, jueces y funcionarios de todo color, todos empecinados en lograr un acuerdo financiero con el FMI. La ley puede quedar presa de una guerra judicial y financiera entre los bloques gobernantes. De ninguna manera se ha garantizado su aprobación, como pretenden hacer creer los medios oficiales. Recordemos que hace dos años la propia CGT pujó hasta el final para que la clase obrera no intervenga en la lucha callejera logrando la impunidad de los senadores para rechazar la legalización. Que se apruebe hoy en diputados no significa, ni de cerca, la aprobación en el senado.

En este marco, el gobierno ha aprovechado para pisotear hasta el final el proyecto presentado por la campaña nacional por el aborto legal, primero, introduciendo la objeción de conciencia de cada médico individual y, ahora, sumando la objeción de conciencia institucional, siendo que clínicas y hospitales se encuentra mayormente dirigidos por funcionarios clericales y empresarios enemigos de los derechos de las masas. La objeción funcionará para que el aborto continúe siendo un privilegio y que la iglesia continúe haciendo regir sus principios hasta en los hospitales. Movilizados, rechazaremos con las dos manos cualquier tipo de objeción.

En fin, todo está por verse y más que nunca resulta imprescindible la mayor libertad y fuerza del proletariado movilizado por conquistar derechos que le corresponden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *