Ucrania argentinizada | Zelinsky en la mira

Las principales consultores económicas del mundo, aquellas que preparan los planes de diseño para el Fondo Monetario, el BID, la CAF y todos los organismos financieros del planeta acaban de conformar de urgencia una publicación especial destinada a lo que suponen será la “reconstrucción de Ucrania luego de la guerra”. (VOXEAU).

Por supuesto que se trata de un título irónico porque la guerra, más que final, parece apenas mostrar sus inicios. En particular, los grandes pulpos petroleros y las grandes armamentísticas son férreos defensores de su continuidad y expansión.

El informe inicial del VOXEU, sin embargo, es alarmante y ha gestado respuestas de todo tipo, sobre todo, en la política yankee. Un sector republicano, incluso, habla de un “Zelinsky sin iniciativa” y se barajan nombres para su reemplazo. Incluso la prensa argentina cola entre su vocabulario esta posibilidad*.

Formalmente, Ucrania suspenderá pagos de deuda hasta fines de 2023. Su déficit presupuestario es de 5000 millones, por lo cual la FED puso en el grito en el cielo sobre la “emisión descontrolada de Ucrania”. Por su parte, la restauración post bélica costaría 750 mil millones de dólares, esto es, cuatro veces más que la reconstrucción de toda la Europa occidental luego de la Segunda Guerra Mundial.

Los prestamistas y las grandes constructoras se frotan los bolsillos con la guerra.

*La Nación, 24/7/22 | Sección “El Mundo”.